Reseña y Crítica Literaria Académica

 

MAKRI-MOREL (Julie), HUMBLEY (John), DURY (Pascaline), BALNAT (Vincent), « Comptes rendus », Neologica, n° 13, 2019, La néologie à l'ère de l'informatique et de la révolution numérique, p. 221-238

DOI : 10.15122/isbn.978-2-406-09663-4.p.0221

Ver artículo en francés

Ver artículo en español

Crítica literaria de Libros Prohibidos

Javier Enríquez Serralde: Lexinario

POR JAVIER MIRÓ

 

 

Título completo: Lexinario. Diccionario de lo inefable. Segunda edición ampliada.
Año: 2017
Editorial: Plaza y Valdés
Género: Diccionario

 

Cuando tu propia lengua no te basta

 

En nuestro afán por traeros las obras más alternativas, raras, extrañas casi que podría decirse, hoy vamos a hablar de un ser híbrido, un libro imposible de clasificar: un diccionario de ficción, porque eso es este Lexinario de Javier Enríquez Serralde. Se trata de una suerte de recopilatorio de términos que este autor mexicano ha utilizado en sus tres obras anteriores.

 

Javier Enríquez Serralde (1955, México DF) es, además de escritor, cirujano e investigador para empresas farmacéuticas. Según su web personal y su página en Wikipedia, su obra está caracterizada por un estilo muy peculiar que roza el surrealismo. En ella se sirve de una enorme cantidad de neologismos de su propia cosecha con los que trata de explicar conceptos complejos nunca antes explorados.

Eso último es lo que nos vamos a encontrar en Lexinario, una cantidad ingente de términos inventados que proceden en su mayoría del castellano —y que suenan a castellano—, pero que tienen otro/s significado/s. Por supuesto, como ya ocurriera con otras obras similares —como el Diccionario Coll del siglo XXI, de José Luis Coll— el arma fundamental para la creación de estas palabras es el sentido del humor. Que el lector no espere morirse de risa leyendo este libro, pero sí que a menudo encontrará entre sus páginas más de una cosa que le sacará la sonrisa.

 

anempatía. 1. f Psicol. Insensibilización frente a actos de crueldad y violencia gráfica acompañada de una disminución de empatía, provocada por el uso pervasivo* de violencia exagerada en cinematografía y multimedios de comunicación. 2. Violestesia*.
anestetisia. f. Sensación de hormigueo y morbosa tranquilidad al fusionarse el sentimiento de dominio con el de remordimiento.
anestólido, da. adj. Dicho de una persona: Que sufre de absoluta ausencia de razón.
anéxtasis. 1. f. Estado del alma asqueada por el sentimiento de aborrecimiento o desprecio. 2. Fuerte sentimiento de autodesprecio y repugnancia por la apariencia física.

 

 

Hay más términos que los que el autor no ha podido usar en sus libros, ya que Lexinario contiene 3.200 neologismos con más de 5.000 acepciones. Es imposible que todos ellos aparezcan en sus tres obras, ya que eso los convertiría en ilegibles; ya no sería español ni nada parecido. O a lo mejor esa era la intención del autor desde el principio, inventar una excusa para vender un libro extra —el Lexinario— a sus lectores. Bueno, no tiene demasiado sentido. Lo que sí es más lógico es acudir a esta obra si ya se conocen los escritos del autor y se quiere conocer más a fondo este mundo filológico que ha creado. Por esto mismo, y a su vez, veo complicado que nadie quiera empezar a sumergirse en la obra de Javier Enríquez Serralde por este diccionario.

Como dice el propio autor en la introducción, la intención de escribir este recopilatorio de palabras inventadas obedece a su intención de crear una sinfonía de palabras que, al ser leídas u oídas provoquen un placer estético y una interpretación única en quien las perciba. No parece un objetivo simple o modesto, precisamente. Más allá de conseguir su objetivo o no, lo que sí debemos resaltar es el impresionante trabajo realizado para reunir las palabras, darles significado y coherencia interna —dentro de la obra, que de verdad parece un diccionario profesional— e inventar tantas otras para rellenar espacios y llegar a esa cifra tremenda de más de 5,000 acepciones distribuidas en 244 páginas. Un derroche de creatividad monstruoso.

 

magneficio. m. Daño causado con imanes por medio del arte de la hechicería.
magnipulsión. f. Fuerza inmaterial que establece un campo magnético poderoso alrededor de dos amantes fugaces.
majadérico, ca. adj. Se dice del que tiene la capacidad de ofender e irritar a alguien con insultos innovadores.
malandrosis. 1. f. Error del hombre al hacer lo que la mujer le dijo y no lo que, en realidad, ella deseaba que hiciera. 2. Malcertidad. 3. Parasimiladia.
maleableación. 1. f. Acción y efecto de convencer o persuadir a alguien con facilidad. 2. Acción y efecto de darle forma distinta a un material sin romperlo.

 

Llevando el juego del diccionario a otro nivel

 

Seguro que conocéis el juego del diccionario, a lo mejor con otro nombre. Que sí, que es ese juego en el que se eligen palabras al azar de un diccionario y hay que acertar el significado verdadero al mismo tiempo que nos inventamos otros diferentes para engañar a los demás jugadores. Yo lo uso para mis clases de escritura de escritura creativa y es tremendamente divertido, simple y barato. El único inconveniente que le veo es que si te toca jugar con un filólogo o amante de la lengua que tenga un mínimo de imaginación, estás vendido. Pues ese problema lo solventa el Lexinario, ya que es imposible que nadie conozca las palabras de antemano y, como ya se ha podido comprobar con los ejemplos citados, es bastante improbable acertar los significados.

Hazte con un ejemplar de Lexinario haciendo clic aquí.

EL LEXINARIO DE JAVIER ENRÍQUEZ SERRALDE

Carlos Herrera de la Fuente, Doctor en Filosofía

 

En ocasiones los idiomas parecen detenerse: las distintas literaturas, que deberían ser, sin duda, sus voceros inconfundibles, se sumen de pronto en un sopor duradero, símbolo de una pausa entre una época y otra, o bien de un simple cansancio después de un apogeo creativo. Son tiempos difíciles, en los cuales los patrones establecidos tienden a repetirse y las búsquedas se agotan. De esos baches artísticos sólo nos logran sacar ciertos esfuerzos solitarios que, por su vocación rupturista e irreverente, por su innegable amor a lo diverso e irreductible que hay en la lengua, están llamados a convertirse en símbolos de una nueva época. Me gustaría pensar, sin adelantarme al juicio de los lectores, que el Lexinario de Javier Enríquez Serralde está llamado a sacudir muchas cosas que estaban dormidas en nuestro idioma y a despertar un sincero interés por arriesgarse a salir de las cómodas fronteras en las que nos hemos acostumbrado a escribir y a vivir.

Lo primero que sorprende de las obras de Javier Enríquez Serralde es su compromiso con el idioma. Esta afirmación podrá parecer incompatible con una obra llena de neologismos y de violaciones a la gramática española. No es así. Todo compromiso verdadero se mide por la fidelidad que se tiene al objeto o al sujeto en cuestión, más allá de las reglas que lo limitan y gobiernan. Esta fidelidad y este compromiso se expresan, en el caso de Enríquez Serralde, en la exigencia que le impone al idioma español para decir más de lo que él mismo cree que es capaz de decir; en otras palabras: en su amor por lo inagotable de la lengua. La empresa de Enríquez Serralde es la de alguien que observa el cansancio momentáneo en el que está sumido su idioma y se compromete a sacarlo de él (incluso a pesar de él); es la empresa de quien asume que todo idioma es creación constante, cambio perpetuo y gozo ilimitado de las palabras; es, más que compromiso con lo ya hecho, amor por aquello que está por hacerse, por aquello que está por decirse y pensarse. Compromiso con el futuro: labor de poeta.

Quien se sumerja en las páginas del Lexinario habrá de encontrarse con un mundo posible que vive en nuestro idioma. Con un mundo y un lenguaje paralelos tan legítimos como cualquier otro. En ellos hay risa, tristeza, inteligencia, soledad, emociones, cansancio, abusos, desconsuelo, etc., al igual que en nuestro mundo y en nuestro idioma. Sus definiciones nos presentan una realidad que, en su diferencia, nos da cuenta de la nuestra de una manera inesperada. Leer el Lexinario  es, a la vez, escapar y regresar. Escapar de nosotros tan sólo para rencontrarnos a nosotros mismos. Soñar con otros mundos para soñarnos a nosotros de una manera diferente. Aprender a imaginar. El Lexinario es una convocatoria para dar rienda suelta a nuestra imaginación. Ojalá que alguien preste atención a este llamado.

 

Ciudad de México, 28 de mayo del 2013.

¡SÍGUEME! 

  • Facebook de Javier
  • Twitter Classic
  • Videos y grabaciones de Javier
  • Google+ Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

© 2016 por Javier Enríquez Serralde